CV en PDF

 

Patricia Van Dalen
Patricia Van Dalen nació en Maracaibo, Venezuela, en 1955. En 1977 obtuvo un titulo en diseño grafico en el Instituto de Diseño Fundación Neumann-IDD, en Caracas. Entre 1980 y 1986 se formó y trabajó en París con el reconocido artista cinético Yaacov Agam en la creación del “Método Agam de Educación Visual” para niños. Su larga trayectoria evidencia un interés en la abstracción, el color y la intervención de espacios arquitectónicos de gran formato, y su trabajo más reciente explora la idea de la fragmentación de formas, espacios y color.

Su trabajo ha sido objeto de numerosas exposiciones individuales en espacios como Galería La Cuadra, Galería Minotauro, Galería Siete/Siete, Galería 39, Galería Uno, Museo de los Niños, Sala Mendoza, Sala RG-Casa Rómulo Gallegos, Sala TAC, y la Universidad Simón Bolívar, en Caracas; el Centro de Bellas Artes, en Maracaibo; y el Fairchild Tropical Botanic Garden, en Coral Gables (FL), EUA. Asimismo, ha participado en una gran cantidad de exposiciones colectivas en museos y galerías en diversos países, tales como el Salon Nacional de Jóvenes Artistas, La Nueva Naturaleza, la Bienal de Guayana, el Salón Aragua, el Salón Michelena, y el Salón Nacional de Artes Visuales, en Venezuela; el salon Grands et Jeunes d’Aujourd’hui, en Paris; la muestra Novos Valores da Arte Latino-Americana, en Brasilia; la Bienal de Estandartes, en Tijuana, México; y la Bienal Barro de América Roberto Guevara, celebrada en Caracas, Maracaibo y Sâo Paulo.

A lo largo de su carrera, Van Dalen ha sido merecedora de diversos reconocimientos entre los que se destacan el Segundo Premio de la II Bienal de Artes Visuales Christian Dior (Caracas, 1991); el Primer Premio del I Salón Nacional de Artes Visuales (Caracas, 1992); el Premio Único del Concurso de Ideas para la Galería-Mural de la Autopista Prados del Este (Caracas, 2001), proyecto que se ejecutó entre 2004 y 2005; y, recientemente, el Premio AICA Artista Consagrado 2010, otorgado por la Asociación Internacional de Críticos de Arte / Capítulo Venezuela.

Además de una extensa producción de obras sobre tela y papel, Van Dalen ha realizado diversas instalaciones efímeras en espacios públicos, algunas de gran escala, en Brasil, España, Estados Unidos y Venezuela. La más reciente, Fragmented Light (2011), fue creada especialmente para ser expuesta en el Miller Learning Center de la Universidad de Georgia, EUA. Su interés en la intervención de espacios arquitectónicos ha quedado igualmente de manifiesto mediante la creación de obras de carácter permanente en residencias privadas en Caracas y Maracay (Venezuela), y en Miami (EUA), así como también en murales públicos como Jardín Lumínico y Pajaritos en Caracas, y Jardín de Calas, un piso de mosaicos creado para la nueva plaza de Río Caribe, un pueblo del Caribe oriental venezolano.

Van Dalen ha sido profesora en la Fundación Instituto de Diseño IDD y en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela, y dicta con frecuencia talleres de color en varias instituciones educativas y culturales.


Los críticos y la obra de Patricia Van Dalen

Rafael Osío Cabrices
Periodista.
Fragmento del texto "El país de fogonazos que emite postales", para la exposición "Colección primavera-verano 2010", en Galería la Cuadra. Caracas, 2010.
«En una exploración por un país alterno, hecho de lanzas de luz, de esquirlas de color. Un país que se ofrece en distintos atisbos y que no es homogéneo ni aburrido: tiene selvas y ciudades, cielos despejados y tormentas pavorosas, serenidad y violencia.
El viaje comienza con un bosque: Estación, un mural de casi cuatro metros de ancho que recibía a los visitantes de la Galería La Cuadra. La potente imagen de ese follaje de láminas de color vertical induce a pensar en un bosque ante cuyos crujientes linderos uno se detiene con una mezcla de fascinación y cautela. ¿Qué habrá allí adentro? Parques, las cinco piezas que estaban en la pared contigua responden al espectador: esto es lo que pasa cuando ingresas a este mundo y te dejas llevar, cuando navegas por su interior. Las siete piezas de collage que llevan títulos de colores son otra porción del relato de ese viaje. Cada una inocula en quien la ve una historia diferente, una anécdota de los días trascurridos en aquel hipnótico país que construyó para nosotros Patricia Van Dalen. (…) Parte del material con que están hechos los collages es papel Arches o Fabriano, y Van Dalen incorporó los renglones donde los fabricantes imprimieron sus marcas, un margen con discreta tipografía que habitualmente perece en la papelera, pero que aquí enriquecen la textura del collage. Las 21 postales, también de papel Arches y Fabriano, confirman la metáfora del otro lugar que promueve la Colección. Van Dalen sugiere con ellas la verdadera vastedad de la región a la que se partió de viaje. Son mensajes desde muchos climas y relieves, redactados con muchas variantes de las paletas de color que examinan las piezas mayores.»

María Elena Ramos
Investigadora de arte. Fragmento del texto "Patricia Van Dalen: Color, Fragmento y Mediación", para la exposición "Color fragmentado", en La Sala TAC. Caracas, 2008.
«La exposición de Patricia Van Dalen, “Color fragmentado”, es a la vez alegría para la mirada, festejo de vida y naturaleza, espacio de racionalidad y estructura. El artista es lo que hace, lo que logra objetivar, esa obra que sale de su mano y lo trasciende. Más aún, no hay artista si no hay obra producida, si no hay alguna materialización alcanzada (por más conceptual que sea el origen de esa obra y por más desmaterializada que sea su consistencia). Así, no puede llamarse pintor quien no haya concretado pintura.
Pero el artista es también, y antes aún, lo que le viene sucediendo desde siempre: sus memorias y pasiones, sus obsesiones, sus decisiones electivas. Más visiblemente o menos, la obra va a ir recibiendo todo esto. Y también es entonces verdad que no hay pintura sin pintor (con su hondura espiritual, con su goce sensorial ante el universo que lo rodea).
(...) Las obras de esta exposición responden a la investigación actual de Van Dalen, que no sólo sigue ahondando en las visiones de la naturaleza, en los problemas del color, y que no se conforma con confrontar sus distintos modos de producir abstracción, sino que se está ocupando ahora muy particularmente del tema, tan contemporáneo, de la fragmentación –fragmentación de la imagen, del cuadro, de la forma, del espacio, del plano, del color-.
En este sentido podemos notar que en esta muestra la condición fragmentaria toca tanto al elemento unitario (cada “fragmento” propiamente dicho) como también toca a la constitución del espacio todo de cada obra, así como a la estructuración del conjunto de piezas que componen los juegos internos de la exposición, para cuya lectura ha ofrecido particular lucidez la organización curatorial realizada por Miguel Miguel.»

Luis Miguel Isava
Escritor. Fragmento del texto del catálogo (La "Gramática" de Patricia Van Dalen) para la exposición individual "Gramática", en la Galería 39. Caracas, 2004.
«En esta nueva exposición, Van Dalen nos propone otra “vuelta de tuerca” a este proceso reflexivo. Por una parte nos muestra una verdadera multiplicidad de obras (pinturas y pinturas-collages, en formatos relativamente pequeños) que, como indiqué antes, apuntan a revelar tanto el impulso creador primario como un correlativo impulso reflexivo que nos obliga a una “lectura intervenida” e incluso “interviniente”, al par que exhibe la “genealogía” de los objetos, la historia de su proceso constructivo. Sin embargo, esta vez, la metáfora de la “lectura” se hace real, palpable. Las “cuadros”, en formatos que denominaremos “palabras” (la idea de Van Dalen), se nos presentan ahora como elementos estructurantes de un “texto”. Esta organización trae como consecuencia un despliegue de la visualidad en tres niveles: primero, en la percepción individual que nos propone cada “cuadro-palabra”; segundo, en el discurso visual que se articula en la relación de contigüidad de los “cuadros-palabras”, en la “frase-pictórica” –por llamarla de alguna manera–; y, en tercer lugar, con la propuesta de los “párrafos”, que ahora como una “mancha” visual sobre la “página” en blanco de la pared, se nos proponen como la nueva obra visual, global.»

Axel Stein
Historiador de Arte. Fragmento del texto del catálogo para la exposición individual “Luminous Gardens” en el Fairchild Tropical Garden, Coral Gables, EUA, 2003.
«En años recientes, la investigación de Van Dalen la han llevado a trabajar “al aire libre”. En el caso que nos ocupa (y siguiendo la lógica de sus collages), el paisaje real se convierte en el trasfondo para sus franjas. Para el proyecto del Jardín Botánico Fairchild de Miami, estarán colocadas en forma de un código de barras. Van Dalen aplica el color mediante decenas de miles de banderines de vinil en tonos naranjas, rojos y rosados. Estas “pinceladas” estarán suspendidas a una altura de un pie sobre el césped del Jardín para crear algo similar a un espejismo. Las 14 franjas tienen 250 pies de largo y 10 pies de ancho para luego formar una composición de 62.500 pies cuadrados. Las barras están perfectamente alineadas con los puntos cardinal: Norte y Sur.
Como resultado, la artista impone un cuadrado –la forma más cargada culturalmente- sobre la naturaleza y sobre el diseño orgánico del Jardín. A pesar de su rigurosidad, la composición está dominada en forma abrumadora por un espíritu alegre y en cierta forma divertido, un elemento clave que Van Dalen explota aún más al entregar a los visitantes lentes 3D que realzan el color y la profundidad, ofreciéndole al espectador un sorprendente valor agregado.»

Katherine Chacón
Investigadora de arte. Fragmento del texto del catálogo para la Feria de Arte Contemporáneo "Arco'02". Madrid, 2002
«Es pertinente recordar aquí que la pintura es, para Van Dalen, una vía de expresión que la artista comparte con otras modalidades, como por ejemplo la realización de instalaciones, la mayoría de las cuales se integran al paisaje o al espacio que las circunda. Esto nos sirve para entender la libertad en el empleo de recursos inusuales en la pintura de Van Dalen, la que, con el devenir de los años, pareciera ir nutriéndose de algunos parámetros conceptuales de la instalación.»

Luis Miguel Isava
Escritor. Fragmento del texto del catálogo (inédito) para la exposición individual "Casa/Jardín/Ventanas", en la Universidad Simón Bolívar. Caracas, 1998.
«En primer lugar, estos recortes de forma rectangular se constituyen a su vez en micro-cuadros, lo que produce una suerte de mise en abîme. En segundo lugar, en algunos de esos recortes reconocemos fragmentos de los motivos florales de cuadros anteriores, lo que indica una derrota material de aquel intento de figuración. Por último, y como resultado de una sorprendente inversión, son estos recortes sobrepuestos los que interrumpen la posibilidad de lectura que el cuadro "reprimido" de fondo podría hacer posible. La tensión forma/informe sigue presente; pero en el proceso ha ocurrido un desplazamiento: ahora es la inscripción informe del color la que invita a una lectura que los elementos del collage desarticulan formal y sistemáticamente. La voluntad de forma que, en un principio, reforzaba la "legibilidad" de esta obra, ahora la desconstruye. El carácter discursivo se ha disociado del polo ordenador de la tensión para integrarse al impulso de lo informe. La tensión se ha desdoblado, duplicado interiormente.»

Víctor Guédez
Crítico de arte. Fragmento del texto del catálogo para la exposición "Cosecha 97", en el Grupo Li Centro de Arte. Caracas, 1997.
«La obra reciente de Patricia Van Dalen replantea una curiosa convivencia entre las dos tendencias básicas del arte abstracto.(...) En efecto, una revisión retrospectiva de su obra nos pone en contacto con una dinámica pendular, en donde se alternan etapas de fuerte acento expresivo, cósmico y espiritual, con otras en donde predomina una inquietud orgánica y compositiva.(…) Específicamente estamos pensando en que esta obra de Patricia Van Dalen refleja igualmente el proceso de análisis y evaluación que ella misma ha emprendido de su obra. Podría sostenerse que esta pieza pone en evidencia el episodio de un desenvolvimiento en donde la revisión y la recontextualización de un planteamiento se convierten en parte del planteamiento mismo.»

Marianella Guevara
Investigadora de arte. Fragmento del texto del catálogo para la exposición individual "Patricia Van Dalen, Obras Recientes", en la Galería Altamira, Caracas. 1995.

«Tras el huracán fragmentario y "movimentato" del collage a la primavera prodigiosa y expectante, la obra de Patricia Van Dalen suspende la mirada más allá de todos los límites imaginables, estratosfera, visión desde afuera y desde dentro donde se funda la percepción de un nuevo reducto. Solícita, configura una estructura donde intervienen los colores que siempre le han pertenecido.
Construcción de un territorio. Delimitación de un espacio a partir de la mancha, formas cromáticas que cohabitan en un equilibrio caótico, "trasvasar el orden desde el desorden". Elevación, resonancia de un color preeminente: azul, <kyanos>, oscuridad y profundidad visibles. (...) Azul de la lejanía, nórdico espectral que se apodera de las telas de Van Dalen para dar comienzo a una nueva instancia de trabajo. Iniciación, mesura de un devenir signado por el trazo impertérrito de la gestualidad.»

Luis Angel Duque
Investigador de arte. Fragmento del texto del catálogo para la exposición "Primera Bienal Gran Premio Dimple" en el Centro de Bellas Artes de Maracaibo. 1993.
«El espacio del cielo y la tierra aflora en la obra de gestos expansivos de Patricia Van Dalen, quien ha venido conduciendo su obra a través de acordes de grandes frases de color. Ahora, su ansia de liberar el principio pictórico de toda convención llega a su esplendor, y los gestos son tanto órbitas astrales de un cielo convulso como floraciones de un exaltado matorral. Una especial vibración palpita por todo el ámbito de su "Primavera" como si la artista se aproximara, paulatinamente, por medio del color, al espíritu de la naturaleza.»

Roberto Guevara
Crítico de arte.
Fragmento del texto del catálogo para la exposición individual "Huracán", en la Galería Uno, Caracas. 1992.
«Patricia Van Dalen ha sido una abanderada solitaria dentro de este fogoso campo de los colores de máximo impacto. Su obra persigue consolidar el lenguaje y, en contraposición, desdoblarlo una y otra vez. Los colores primarios constituyen dentro de ese lenguaje una suerte de alfabeto sustancial, que la artista sabe manejar mejor que nadie y descubrir todavía la sabiduría de su fuerza elemental. Aquí color primario quiere decir esencial, fuerza primera, categoría exaltada de la realidad. Después de ensayar la pintura sobre lienzo, el retorno del collage provoca nuevo sucesos. La obra se compone y descompone mediante procedimientos complejos, muchas veces imprecisables de antemano. Digamos que en ocasiones la pintura puede ser aplicada de una vez sobre la tela, que luego suceden los gestos y los impulsos violentos que añade el collage pintado, y que después pueden ocurrir nuevas capas de uno y otro material, intervenciones de acciones que abren nuevas luces, abismos o cielos de universos desconocidos, que pueden estar dentro o fuera del hombre, ser reales o imaginarios.»

Hanni Ossott
Escritora. Texto del catálogo para la exposición individual "Patricia Van Dalen", en la Sala de Exposiciones RG, Casa de Rómulo Gallegos. Caracas, 1990.

«Habría que preguntarse ¿qué significa esta obra? Color sobre color. Construcción de colores. Golpes a la tela. Rayos. Fulminaciones. Estallidos de luz.

Habría que preguntarse cuanta paz y cuanto estertor no hay en la tela y en el papel, cuantos rayos cruzados, cuantas furias.

Habría que saber del otro silencio, la pintura no proferida, el rasgo detenido.»


Roberto Guevara
Crítico de arte.
Fragmento del texto del catálogo para la exposición: "Nueva Pintura Abstracta: Ocho Planteamientos", Museo de Arte Moderno Jesús Soto, Ciudad Bolívar, y Sala de Exposiciones RG, Casa de Rómulo Gallegos. Caracas, 1990.

«Ella misma produce o encuentra fragmentos de la materia para sus grandes pinturas/collages. Con toda intención elabora esta materia prima que tiene su propia carga, luego la emplea para componer otras visiones barrocas, suntuosamente abigarradas de sugerencias y solicitaciones cromáticas, donde el espectador se mueve dentro de universos en formación. Cada obra suya es por lo tanto recorrido, no resultado final y estático. (…) La proposición está en el límite crítico de la abstracción. De un lado demasiadas llamadas a la percepción, que tienden a organizar bosques, abismos, planetas o reinos de la naturaleza insólita; por la otra, ninguna visión reconocible, ninguna alusión. Una cresta de dos vertientes, y sin límite alguno.»


María Elena Ramos
Investigadora de arte. Fragmento del texto "Pistas para quedar mirando". Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, Nº 144. Caracas. P. 63. 1985.

«Patricia recuerda de su infancia la Maracaibo de colores, recuerda las luces de Holanda o las burbujas plásticas, la patineta roja, los dedos impregnados en dactilopintura, desplazándose por las superficies blancas. Recuerdos de color-luz, de color-pigmento, de color-trabajo manual, que de algún modo cobran existencia en estos diarios pictóricos que realiza desde 1983.»




Home | Bio | Medios | Obras | Textos | English | Contacto